Filosofía Hoy
La verdad os hará libres
 

Reflexión sobre la película: “Dios no está muerto”

[Texto del artículo]

26 Diciembre 2014
Categoría:
Autor: Ana María

El film trae consigo muchas enseñanzas que nos invitan a la reflexión, entre ellas:

  • Si somos cristianos católicos debemos defender esta religión, no importa, incluso, si nuestra vida dependiera de hacerlo o no, debemos de tomar el ejemplo de muchos de los santos y mártires de la historia, que sin dudarlo ni un momento y bajo ninguna circunstancia negaron su fe, su religión, negaron a Jesús; o el ejemplo de Jesús mismo, quien no negó su identidad ni sus propias doctrinas incluso cuando pudo haberlo hecho en el momento en el que Poncio Pilato le llamo y le pregunto si era Él el rey de los judíos… “con su silencio el salvo al mundo entero”. Al confirmarnos nos volvemos soldados de Cristo, dispuestos a lo que sea para que la religión y la fe sigan propagándose.


  • Nunca es tarde para arrepentirse, para aceptar a Cristo y abrirle nuestro corazón.


  • Así mismo nos enseña que lo realmente importante en la vida son las cosas del corazón, lo bueno que brota de él, eso que regalamos a los demás sin esperar nada a cambio, el bien sincero que deseamos y hacemos a los demás, aquello por lo que debemos de preocuparnos, lo opuesto a las cosas materiales y a “las ilusiones del mundo”.


Por medio de una de las escenas de la película en la que el hijo de la anciana toma un momento y la mira mientras ella ve la televisión muy concentrada. Él le pregunta cómo es posible que ella siendo una persona que siempre hizo el bien, que prefería sufrir antes que alguien que se encontraba a su alrededor sufriera, el tipo de persona que siempre fue luz en la oscuridad, verdad en la duda y amor en el odio y la indiferencia, aquella que sin duda por la franqueza de sus acciones seria la favorita de Dios, se encontrara ahora en uno de los peores estados, sin recordar ni siquiera su propio nombre o lo que ceno la noche anterior, sin poder satisfacer por si misma sus propias necesidades, en pocas palabras una persona “olvidada por Dios”; y la compara con el mismo, quien es humanamente “exitoso”, con mucho dinero, poder, “felicidad”. Ante esto Dios contesta (a través de ella): muchas veces el Diablo permite que una persona alcance el éxito (el que la persona piensa que es el éxito) obteniendo así mucho dinero y otros bienes materiales, perdiendo poco a poco la esencia del corazón sin darse cuenta, creando su propia celda de castigo. El Diablo no permite que seamos capaces de ver el mal en el que nos encontramos.


Mi interpretación, lo que yo creo, en concordancia con la respuesta de la anciana, es de que el Diablo ha creado estereotipos de felicidad, como el dinero, el poder, bienes materiales y muchas cosas más, confundiendo así al hombre (los seres humanos), haciéndonos creer que es así, obteniendo todas estas cosas, como se encuentra la felicidad, estado del ser que todas las personas buscamos, cuando son precisamente esas cosas las que nunca nos llevaran a la verdadera felicidad, sino por el contrario, nos alejaran de Dios y por ende de ella, y nos sumergirá en el pecado sin darnos cuenta de ello.

Podemos confirmarnos esa verdad observando a muchas personas que no poseen ni un centavo en sus bolsillos, mas sin embargo sus corazones desbordan amor, amor que es felicidad.

Creo que está bien tener cosas materiales, claro, muchas de ellas son necesarias, pero lo que verdaderamente es imprescindible que no nos falte es el amor y todos aquellos sentimientos que nos convierten en la esperanza de muchos otros, en la mano que levanta del suelo al caído, las mismas que dan al desposeído, en los brazos que sostienen y abrazan tiernamente a los débiles, en los labios que regalan palabras de aliento y consejo, en los corazones que se entregan completamente con el fin de dibujar una sonrisa y mucho más.

Imagen de la web Filosofía Hoy

Categorías

Aviso legal | Mapa web | Filosofíahoy.com es una web promovida por Pablo María Ozcoidi García-Falces. | Contacto: ozcoidipablo@gmail.com