Filosofía Hoy
La verdad os hará libres
 

Defectos Familiares... Adolescentes

[Texto del artículo]

26 Diciembre 2014
Categoría:
Autor: Ana María


En mi colegio se impartió una charla a los padres de bachillerato, en dicha charla se tocaron los temas:

  • Manipulación de los hijos sobre los padres:

 

En muchos hogares los hijos son los que deciden, los que “mandan”, cuando los padres son los que deberían llevar a cabo ese rol, ya que son ellos los adultos, los que por su experiencia deberían de tomar esa responsabilidad. Esta ausencia de autoridad desbalancea el desarrollo correcto de los hijos, debido a que si son ellos los que “rigen” sus vidas, pueden (y seguramente lo harán) tomar decisiones equivocadas que luego lamenten, como dejar de estudiar, aprender vicios, esto en los peores casos; también pueden simplemente no realizar las actividades que deberían, como la limpieza de la casa, hacer las tareas y actividades, estudiar para sus exámenes, y solo concentrarse en las cosas que a ellos les gustan pero que no aportan nada de provecho a la formación de su personalidad, actividades como el exceso de uso de las redes sociales y de la tecnología en general, también podrían terminar juntándose con malas compañías, todo esto porque no existe esa dirección de los padres, quienes muchas veces debido a su trabajo descuidan su familia y dejan que sus hijos tomen el control. Muchos no son responsables y no les importa el bienestar de sus familias, y otros simplemente no quieren entrar en disputa con ellos y dejan que se hagan cargo de sí mismos.


  • Apariencias:

 

Se refiere al comportamiento que los hijos adoptan cuando se encuentran frente a sus padres, el cual difiere del que poseen en compañía de sus amigos y así mismo de sus maestros. El comportamiento no debería variar, claro, la mayoría de personas se comporta de una manera distinta con sus amistades debido a que con ellos existe confianza y en consecuencia se crea un ambiente de naturalidad, sin embargo esto no quiere decir que la persona puede ser un “demonio” con aquellas quienes no les llamaran la atención por las cosas que digan o hagan y un “ángel” con las que si lo harán. La persona debe de ser la misma en todos los medios, bajo todas las circunstancias, sin hacer distinción en las personas, mantener esa naturalidad, con la diferencia de que con sus padres, maestros y personas adultas debe de guardar respeto y cordialidad, pero en ningún momento dejar de ser la persona que es, tratando de impresionar y dar una idea falsa de quien realmente es. Todos poseemos defectos, pero así mismo cualidades que nos definen, lo que se debe de procurar, es seguir cultivando y explotar esas cualidades y tratar de minimizar los defectos.



  • Favoritismo:  


Este es un tema delicado que afecta a muchos niños y jóvenes, el hecho de pensar que su hermano/a es más querido o aceptado por sus padres puede ser muy dañino psicológicamente hablando. Esto puede significar problemas en su desempeño personal y académico, todo en consecuencia de una baja autoestima que no le permite desarrollarse correctamente. Este problema puede surgir debido a muchas variantes, como puede ser que uno de los hijos posea la habilidad de entender mejor y desarrollarse eficazmente en el estudio y el otro no, que por el contrario se le hace difícil. También debido a que uno de los padres sea aficionado a la práctica de un deporte y solo uno de sus hijos corresponde a este sentimiento, mientras que al otro ni siquiera le gusta, creando favoritismo por el que posee sus mismos gustos. Otro ejemplo podría ser incluso el favoritismo por la personalidad en sí de uno de sus hijos, el cual puede ser más cariñoso, extrovertido, a quien le es fácil relacionarse con otras personas, mientras que el otro no, es introvertido, tímido y eso es desagradable para el padre. En fin, estos solo son algunos de los muchos ejemplos que se podrían citar respecto al favoritismo. Lo cierto es que cada uno somos diferentes, unos poseen habilidades extraordinarias, otros somos simplemente ordinarios, pero somos especiales así como somos, con defectos y cualidades, y debemos amarnos sin importar estas diferencias; los padres deben amar a sus hijos por igual, tener la capacidad de ver la grandeza en cada uno de ellos, esa grandeza que indiscutiblemente cada uno posee y que aflora en diversas áreas.

Imagen de la web Filosofía Hoy

Categorías

Aviso legal | Mapa web | Filosofíahoy.com es una web promovida por Pablo María Ozcoidi García-Falces. | Contacto: ozcoidipablo@gmail.com