Filosofía Hoy
La verdad os hará libres
 

El aborto

[Texto del artículo]

17 Febrero 2015
Categoría:
Autor: Mónica

El aborto en España

El aborto, según la RAE, es considerado como la interrupción del embarazo por causas naturales o deliberadamente provocadas y puede constituir eventualmente un delito. Centrémonos en la palabra ‘interrupción’. Alguna vez, mientras vemos una película, ésta es interrumpida por un informativo bomba o una noticia de interés. No obstante, una vez anunciado aquello, la película vuelve a iniciarse. Esto quiere decir que interrumpir no es sinónimo de finalizar, zanjar o acabar para siempre. Entonces, ¿Por qué aplicamos el término ‘interrupción’ al aborto? Así suena más leve, al igual que el nombre que han decidido asignar a la ley abortista en España: ‘Ley de Salud Sexual y Reproductiva e Interrupción del Embarazo’. ¿Por qué hemos dejado de llamar  las cosas por su nombre? Asesinato. No obstante, resulta que no podemos llamarlo mutilación, homicidio o crimen por no herir la ‘conciencia’ de las personas. Ahora todo vale, el egoísmo ha corrompido a la persona humana y el vocablo tolerancia es ahora más bien chistoso, es la excusa, la droga que nos adormila y no permite expresarnos. No todo vale, la misma ley natural nos lo hace ver a cada instante.

Actualmente se lleva a cabo una campaña abortista fundada bajo el lema  ‘Decidir nos hace libres’. Esta campaña defiende que ‘no se condene a la clandestinidad’ a las mujeres que quieren abortar. Efectivamente, decidir nos hace libres. No obstante, habría que añadir un matiz: ‘decidir sobre lo que podemos decidir’. El hombre no puede establecer el bien y el mal, puede obrar bien u obrar mal, pero no le atañe decidir lo que es bueno o lo que es malo. Objetivamente, el asesinato es malo y en ello estamos todos de acuerdo. Muchas veces, ciertas personas a favor del aborto, al toparse con argumentos de peso en contra, acusan de fanatismo religioso, extrema derecha o fascismo, provocando un revuelo popular que no permite expresarse a la persona con claridad. Pues bien, científicamente, está demostrado que un alto porcentaje de las mujeres que acuden a clínicas abortistas sufren daños en el útero, dañando su salud. Por ello, esos abortos tan ‘seguros y legales’ que se promueven son ficticios. Limitándonos a lo estrictamente científico, un feto o un embrión mismo no es una mera célula, tiene vida. La vida sufre una evolución desde su inicio, pero en ninguno de los estadios de dicha evolución deja de ser vida. Así, distinguimos un cachorro de perro de un perro adulto. Ambos son seres vivos, mas su desarrollo es distinto. Por esto, no podemos dejar de llamar vida a lo que es vida en sí.

Desde hace tiempo, los derechos universales han reconocido el derecho a la vida como uno de los pilares básicos de la sociedad. Todos tenemos derecho a la vida. No obstante, como dijo Óscar Puente,  portavoz del PSOE en Valladolid: ‘El PP recorta miles de millones en dependencia y nos obliga a tener hijos deformes’. Debemos entonces aniquilar a cualquier sujeto que sufra una patología que altere nuestro cómodo ritmo de vida, ¿Verdad?

No se engañen, el aborto no es una liberación para la mujer, sino más bien una esclavitud. Ya dijo Iñaki Gabilondo que la ley abortista ‘desampara a las mujeres y ampara hipocresías’. Iñaki también afirma que ‘España, en tiempos desde el denostado Zapatero, tenía en materia de derechos una imagen de pionera mundial, estábamos a la vanguardia mundial en profundización de derechos y en extensión de los mismos. Con ese peso extraordinario en materia social se le confería un valor a la marca España. La marca España está pasando de esa figura que tenía, a colocarse en los sótanos de lo más retrógrado. Hemos vuelto a entrar en el furgón de cola del mundo’. El aborto no es un avance, sino un retroceso. Mientras en otros rincones del mundo se lucha por la abolición de la esclavitud y el reconocimiento de derechos de la persona, aquí nuestra brújula ha perdido el norte. Estamos propiciando el asesinato y el egocentrismo sumos. El aborto no es la extirpación de una mera verruga.


Imagen de la web Filosofía Hoy

Categorías

Aviso legal | Mapa web | Filosofíahoy.com es una web promovida por Pablo María Ozcoidi García-Falces. | Contacto: ozcoidipablo@gmail.com