Filosofía Hoy
La verdad os hará libres
 

Perro ladrador, poco mordedor

[Texto del artículo]

14 Abril 2015
Categoría:
Autor: Lucía

Vivimos en un país de locos, guiados por unos señores extraños, trajeados, que hablan nuestro idioma de una manera que no comprendemos, como las ovejas cuando el perro les ladra. Hemos llegado a un punto en el que nos da igual quien venga a mandar porque todos los perros son iguales, todos los políticos ladran. Pero como ya anuncia el refrán: perro ladrador, poco mordedor. Todos los ladridos acaban fundiéndose en un mismo ruido de fondo, exento de significado, al que nos hemos acostumbrado demasiado. Nos  encontramos en el interior de un espeso humo gris fabricado a base de promesas y magníficas palabras de esperanza que amenaza con ser nuestra cruda realidad. Hemos dejado atrás el verde campo de pasto para entrar, de lleno, a un establo sombrío y pequeño sin poder hacer nada por evitarlo. ¿Podemos?
Es irónico cuánto se ha usado esta palabra últimamente en nuestro país, ¿verdad? Han tenido que llegar un puñado de personas, tan capaces de todo como nosotros mismos, liderados por una coleta para que queramos volver al color y a la vida, para que queramos plantarles cara (¡por fin!) a los malditos perros opresores que tanto miedo nos metían con sus ladridos, para querer recuperar la libertad de nuevo. Pero no pequemos de ovejas una vez más: por mucho que el perro se envuelva en lana para ganarse la confianza del rebaño, sigue siendo un perro. Hay más de una salida, no solo contamos con una opción. La situación actual nos ha llevado a pensar que si no eres mi amigo estás contra mí, y no es así para nada.
Me hacen gracia esos debates parlamentarios en los que no se saca nada en claro porque no se debate nada más que quién es peor persona o qué partido político ha malversado más fondos. ¿Sinceramente? No me importa. O al menos no en el Congreso. Se supone que el parlamento existe para debatir los problemas reales que necesitan de la política del país, no para juzgar. Lo único que pido de un gobierno es poder confiar, saber que mi condición de ciudadana está representada y defendida, esté yo más o menos de acuerdo con los ideales de quien esté en el poder en ese momento. Dejen ese trabajo de investigación, acusación y valoración a los abogados, fiscales y jueces (aunque últimamente estén saturados) porque, aunque en acta parlamentaria descubran cuál de todos es el peor, no servirá de nada. Sin embargo esto sigue ocurriendo, y es solo un ejemplo de otras muchas miles de pérdidas de tiempo que pasan a diario en el gobierno de nuestro país.
En este punto es en donde coincido (y creo que la inmensa mayoría del país conmigo) con los seguidores de la coleta: necesitamos gente que se deje de tonterías, que se preocupe por lo que realmente pasa, que nos escuche. Pero que sea realista. No se puede cambiar todo de golpe, no se puede crear pasto a partir de humo. Aunque no nos guste, se necesitan medios, dinero por ejemplo. No podemos vivir aislados de todos solo porque consideremos que la política mundial está mal. Cambiar el mundo desde un pequeño punto es una ambición demasiado grande. Sin embargo, no andan del todo desencaminados en sus formas. Si no nos escuchan, hagámonos escuchar. Si no nos representan, presentémonos ante ellos. Si no os gustan, cambiémoslos. Parece que todo lo que sabemos hacer por nuestro bienestar es sentarnos en la barra de un bar viendo la vida pasar, entre caña y caña, mientras despotricamos sobre estos perros que tanto mal nos hacen. Al menos esta gente que tanto daño decimos que ha causado, hace algo por cambiar el país, sea o no de la forma adecuada. ¿Y tú? A veces nos olvidamos de que la teoría sin acción es vacío, no sirve. Llenamos el silencio del establo con balidos que se incorporan a la nube de ladridos. Saturamos nuestra consciencia de ideas brillantes que no llegan a realizarse nunca. Y nos olvidamos, una vez más, de que una oveja que se las da de perro no deja de ser una simple oveja más.


Imagen de la web Filosofía Hoy

Categorías

Aviso legal | Mapa web | Filosofíahoy.com es una web promovida por Pablo María Ozcoidi García-Falces. | Contacto: ozcoidipablo@gmail.com