Filosofía Hoy
La verdad os hará libres
 

Crítica del Profesor Rego al libro  de Pablo Mª Ozcoidi: "La Huella de la Trinidad en el Arjé de la Naturaleza"

Dios, un reto para la razónProfesor Francisco Rego

Titulo del libro en portada:

La materia prima: Una confrontación crí­tica.

Tí­tulo del libro en la página tercera

La materia prima: Una confrontación crí­tica.
Análisis de la Obra "La Huella de la Trinidad en el Arjé de la Naturaleza"

Este libro, publicado el año 2005 en Argentina (Buenos Aires) contiene una extensa y profunda crítica al pensamiento de Pablo María Ozcoidi.  Se recoge a continuación el prólogo de este libro (Ediciones Gladius, Buenos Aires, 2005, 453 pgs).


La Materia Prima:Una confrontación crítica

PROLOGO

Es inevitable que la estimulante obra del filósofo español Pablo M. Ozcoidi, publicada bajo el tí­tulo La Huella de la Trinidad en el Arjé de la Naturaleza, empuje al lector a un cuidadoso relevamiento de las tesis allí­ sustentadas. Este libro se ocupa de tal examen. En primera instancia hay que decir que lo sorprendente es que en él se pone en entredicho el concepto  aristotélico de materia prima y, con el, a toda su doctrina. Contra Aristóteles el autor entiende a la materia prima como el único principio intrí­nseco del orden real, mientras que la forma substancial es solo secundaria y subordinada a la materia prima. Por consecuencia, la obra en cuestión pone en crisis los fundamentos de la metafísica tradicional. De esta guisa, la obra citada ya justifica acabadamente el anhelo de su lectura por parte de quienes buscan una razonable comprensión del mundo sensible.

(....) La clave de compresión de la tesis principal surge de un intento de ajustar el saber filosófico a los últimos desarrollos de la ciencia experimental, lo que lleva a buscar un retorno al sentido fí­sico de arjé propuesto por los filósofos presocráticos. De resultas, se hace presente un tratado de filosofí­a de la naturaleza, cuyo punto de arranque es una lectura crí­tica del concepto aristotolico de materia prima, que sustituye un co-principio material enteramente pasivo, por un único principio poseedor de una naturaleza y dinamismo propios. Pues, si la materia prima debe entenderse como substrato del cual están hechas todas las cosas, entonces debe ser algo y por tanto, poseer una cierta actualidad. Por otra parte, el progreso cientí­fico exige la revisión de las teorí­as filosóficas, y quita respaldo a una doctrina hilemórfica, entonces tal doctrina debe abandonarse. En busca de una nueva doctrina explicativa, el autor rescata la idea de un arjé primigenio como fundamento de todo lo real. El "apeiron" de Anaximandro, entendido como "indeterminación de lo radical" que es, "al mismo tiempo todas las cosas", es motivo de particular interés para el autor. Los jonios hablan de un substrato común a todo lo real, al que llaman arjé y consideran eterno y vital. De allí­, el autor elabora su doctrina de la materia prima, un arjé originario, cuya noción se resuelve en el cambio. De ahí­ una consecuente substitución de la filosofí­a del ser por la filosofí­a del devenir.

La obra de Ozcoidi es clara en la exposición, prolija en la argumentación, conceptualmente bien trabada y, sobre todo, polémica por los puntos de partida y por las consecuencias ontológicas que se siguen de su doctrina. La sistematicidad del autor permite discernir sus puntos de partida, su metodologí­a y sus puntos de llegada. Lo que permite, al mismo tiempo, poner a la vista también el diverso uso que hace de cada una de las expresiones que utiliza -materia, forma, substancia, accidente, esencia, naturaleza, dinamicidad, movimiento, e incluso creación, causa eficiente, causa final- cuya consideración puede servir de base para una crí­tica interna de la obra. De donde su lectura termina por constituir un refrescante desafí­o para quien sostenga una interpretación aristotélica del ente corpóreo, y al mismo tiempo mantenerse al tanto de las evidencias proporcionadas tanto por la razón natural como por los últimos desarrollos de la ciencia empí­rica. Pero, nobleza obliga, debe reconocerse que, aunque el lector pueda disentir con el enfoque y la posición doctrinal del autor, este no podrá menos que reconocer que la tesis principal es presentada y defendida con tal despliegue de argumentaciones que quien pretenda responderle no podrá menos que ofrecer otro tanto o más. Es por eso por lo que, en el presente estudio se tratará de efectuar una lectura crítica de la posición del autor expuesta en la obra comentada. Para lograr tal objetivo la siguiente exposición se dividirá en dos partes principales. Primero, siguiendo el curso del  pensamiento del autor, se efectuará una sucinta reseña que permita visualizar la posición del autor y de sus principales tesis y argumentos aducidos en su favor. Y, luego, en una segunda parte, se procurará una respuesta a la argumentación del autor haciendo pie, tanto en una crí­tica interna de la posición del autor como en la posición por él rechazada, esto es, en la misma doctrina hilemórfica.

 


Imagen de la web Filosofía Hoy
Aviso legal | Mapa web | Filosofíahoy.com es una web promovida por Pablo María Ozcoidi García-Falces. | Contacto: ozcoidipablo@gmail.com